El gobernador Quirino Ordaz Coppel realizó un recorrido de supervisión por los trabajos de construcción del nuevo Hospital General de Mazatlán, los cuales registran un avance más allá de lo pensado en la obra civil, y de seguir con este ritmo podrá ser inaugurado en diciembre o enero.

Luego de encabezar la ceremonia conmemorativa de los Niños Héroes de Chapultepec de 1847, en La Puntilla, el mandatario estatal aprovechó su estancia en Mazatlán para visitar, de improviso como es su costumbre, las obras de construcción de lo que será un moderno hospital, y dijo sentirse complacido por el avance que registra, además de que ha generado 600 empleos directos.

Ordaz Coppel destacó que ya era una apremiante necesidad contar con un nuevo Hospital General para Mazatlán, pues el actual, el “Martiniano Carvajal”, se encuentra en pésimas condiciones, que no permiten ofrecer un servicio de calidad a la ciudadanía.

Además, dijo que para la realización de esta magna obra, su gobierno no contrató deuda pública, y ello fue posible gracias al apoyo del presidente Enrique Peña Nieto; del secretario de Salud, José Narro; y del director del Seguro Popular, Antonio Chemor.

Ordaz Coppel aprovechó para mencionar que precisamente hace unos cuantos días inició la construcción del Hospital General de Culiacán, el cual estará listo en un año más, y con el anuncio que hizo este miércoles, de la edificación de un nuevo Hospital Pediátrico, en estos primeros dos años de su administración se habrán construido tres nuevos hospitales, con recursos cien por ciento públicos, sin hipotecar las finanzas del estado.

Estas tres obras implicarán una inversión, en su conjunto, que ronda los 3 mil 100 millones de pesos.

“Para mí, lo más prioritario es la salud y lo seguirá siendo, y sobre todo, para beneficiar a la gente que más lo necesita, por eso Sinaloa tendrá tres nuevos hospitales”, concluyó.