El 15 de febrero entró en vigor la reforma a la Ley de Residuos que prohíbe la distribución y comercialización de desechables

El Ejecutivo Estatal, a través de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, otorgará un periodo de gracia a empresas que distribuyen, entregan y comercializan desechables de plástico no biodegradable, cuya prohibición entró en vigor el pasado 15 de febrero.

La titular de la SEDESU, Isabel Mendoza Camacho, informó que el aplazamiento administrativo de las sanciones que resulten de la inspección y vigilancia, de establecimientos comerciales mayores a 500 metros cuadrados que corresponde a la Secretaría, finalizará el próximo 14 de agosto del 2021.

Detalló que la segunda fase de las modificaciones a la Ley de Residuos tiene por objetivo evitar la contaminación por el uso excesivo de platos, vasos, cucharas, tenedores, charolas, recipientes, anillos para agrupar bebidas, entre otros productos de plástico.

Agregó que las medidas tomadas a consecuencia de la pandemia por el Covid-19 han limitado que la transición se haya realizado a plenitud por factores de una mayor inversión para producir estos productos y por la desaceleración de la economía.

"La utilización de los desechables se ha incrementado por consecuencia del cambio de esquemas en el desarrollo de las actividades productivas que han demandado protocolos para prevenir, controlar y combatir la transmisión del Covid-19", explicó.

Destacó que sí hay avances en varios distribuidores que lograron migrar a productos biodegradables, sin embargo, todavía no garantizan abastecer al total de establecimientos en Sinaloa.

Mendoza Camacho subrayó que este periodo de gracia servirá también para que la SEDESU fortalezca y trabaje en la socialización y exhortos a los establecimientos para que los empresarios evalúen las alternativas para no caer en irregularidades.

"También se continuarán las visitas a los grandes comercializadores de estos productos para orientarlos sobre las nuevas disposiciones y que empiecen a agotar los inventarios de los desechables no biodegradables con que cuentan", expuso.

Reconoció que existen establecimientos comerciales que no se prepararon para cumplir con la normatividad ambiental, en gran medida por la situación económica que atraviesan; no obstante están conscientes de la necesidad de ofrecer a sus clientes opciones sustentables para contribuir al cuidado del medio ambiente y actualmente se encuentran en proceso de hacer válida la excepción para poder ofrecer dichos productos biodegradables.

Aclaró que la primera fase de las reformas a la Ley de Residuos que establece la prohibición de bolsas de plástico y popotes no biodegradables sigue vigente y que la SEDESU continúa con la vigilancia e inspección aplicando las sanciones administrativas a los comercios que incumplen la normatividad.

Cabe destacar que el próximo 14 de agosto iniciará la tercera fase de las reformas a la Ley de Residuos del Estado de Sinaloa, las cuales prohíben los productos derivados del poliestireno expandido o unicel, quedando exentos los de uso industrial para la construcción y los embalajes de grandes mercancías.