Ahora es el momento para Mazatlán como destino turístico, afirmó el gobernador Quirino Ordaz Coppel, al colocar la primera piedra de dos nuevos hoteles, el One Hotels y el regreso al puerto de la cadena Fiesta Inn, los que representan una inversión privada por 650 millones de pesos en su conjunto y permitirán ampliar la oferta de ocupación de cuartos para la perla del pacífico.

Quirino Ordaz acompañó a los empresarios Juan José Arellano Hernández, presidente del Consejo de Administración del Grupo ARHE, encargado del primero de los hoteles, y de Juan Carlos Azcárraga Andrade, director general del Grupo Posadas, propietario de la franquicia Fiesta Inn, ante quienes se congratuló porque detrás de estas inversiones hay empleo para los sinaloenses, pues se generarán 600 puestos de trabajo.

El gobernador destacó que estas nuevas inversiones se derivan del éxito que significó el Tianguis Turístico del año pasado, que marcó un antes y un después para Mazatlán, y que ahora posiciona al puerto para competir con los mejores destinos turísticos de México, así como otros más del extranjero. “A Mazatlán, ya nadie lo va a parar”, advirtió.

En su mensaje, el mandatario estatal coincidió con el presidente municipal, Luis Guillermo Benítez Torres, de que Mazatlán perdió en el pasado su posición que lo distinguía como el tercer mejor destino del país, pero aseguró que lo que viene será más grande que lo fue en su momento.

Argumentó que para ello contribuirá la magna obra iniciada la semana pasada, como es el Acuario Mar de Cortés, el cual será el más grande de América Latina, y que generará turismo exclusivo para conocerlo, encontrando los visitantes un destino totalmente renovado y atractivo.

De igual manera, agradeció a los empresarios por su confianza al invertir en Sinaloa, en especial a la familia Arellano Hernández, del Grupo ARHE, oriunda de aquí de Mazatlán, que apuesta por su tierra, al iniciar su segundo hotel de la ciudad.

Al respecto, el director general del Grupo Posadas, Juan Carlos Azcárraga Andrade, recordó que efectivamente Fiesta Inn ya tenía presencia en Mazatlán, pero desde hace más de una década cerró su hotel; sin embargo, ahora gracias a las facilidades del Gobierno del Estado y del Ayuntamiento, y en alianza con el local Grupo ARHE, decidieron regresar para construir un complejo turístico, con 268 habitaciones (142 del Fiesta Inn y 126 del One), además de una plaza comercial con restaurantes y establecimientos comerciales diversos.

Reconoció que esto ha sido posible gracias a la confianza que les generó el gobernador Quirino Ordaz Coppel. “Mazatlán volverá a ser lo que nunca debió dejar de haber sido”, concluyó.

En su intervención, el alcalde Luis Guillermo Benítez Torres, señaló que el gobernador del estado ha traído el momento para Mazatlán, gracias a la remodelación del Centro Histórico, la Avenida del Mar (que es el malecón), el Paseo Claussen, y la realización del Tianguis Turístico, considerado como el mejor de la historia de México. “Habían pasado muchos gobernadores y la hora de Mazatlán no había llegado, pero ahora vamos a detonar a Mazatlán como nunca en la historia”, precisó.

También acompañaron al gobernador y a los empresarios hoteleros, la presidenta del DIF, Rosy Fuentes de Ordaz; y el secretario de Turismo, Oscar Pérez Barros, además de otros empresarios hoteleros y de servicios turísticos que acudieron al lugar donde se levantarán los hoteles, en la avenida Camarón Sábalo, en plena zona dorada.