• Ahorros significativos de entre 5 hasta 10 mil pesos por hectárea y rendimientos de entre 11 hasta 14 toneladas por hectárea son los números obtenidos por productores de maíz que en el ciclo otoño-invierno optaron por el esquema de labranza de conservación como modelo productivo que promueve el gobierno del Estado de Sinaloa como parte de los esquemas para bajar costos de producción e incrementar las ganancias.

El productor José Guadalupe García Reyes de Angostura, dijo que se decidió por este modelo, en el que se realizan las mínimas labores de preparación de la tierra, dejando que esta conserve propiedades mediante la descomposición natural de los residuos de la siembra anterior, al escuchar de los beneficios, especialmente económicos, que podría obtener.

“Yo sé que funciona y funciona muy bien pues la soca se empieza a hacer minerales y eso beneficia a la planta que tengas de trigo, sorgo y la mera verdad yo estoy muy contento porque tengo un gasto muy mínimo y es que ahorita ando en las dos o tres toneladas arriba que el año pasado y con menos trabajo”, señaló.

En el proceso de siembra, precisó el también productor Silvano Gaxiola, con 25 años de experiencia en el manejo del modelo de agricultura de labranza de conservación, lo importante es observar qué necesidades se van presentando porque el cultivo lo va señalando conforme se va desarrollando.

Precisó que con el modelo de labranza de conservación se puede lograr un ahorro de hasta el 20 por ciento de agua ya que en el modelo tradicional, se requiere un riego de auxilio a los 60 días de siembra.

“Con la paja se van a ir hasta 100 días porque no les pide, la humedad está cubierta con la paja otra cosa que no se da cuenta uno pero que lo tiene que ir viendo es que la paja es la comida de los animalitos que están abajo en la tierra y que necesitan esa comida para transformarla en abono”.

Los productores recomiendan cambiar del método tradicional de labranza al de conservación, con el que se reducen los costos de producción y se evita daño ambiental al preservar los nutrientes naturales en la tierra.